Blogs

Sábado 31 de Diciembre del 2016

Comienzo este post, pidiendo disculpas porque no he escrito en un montón de tiempo, la única responsable soy yo, que asumí la responsabilidad de escribir y me dejé absorber por las diferentes situaciones de la vida.  Así que retomamos los posts y no los abandonaré.

Sin embargo, quiero contarles que ha sido este último año para mí, muchas cosas han cambiado, no puedo decir si para bien o para mal, pero todo ha valido la pena, porque he aprendido muchísimo.

Cuando inicie este año, como todas las personas con sus nuevos propósitos para el nuevo año, dije: “quiero bajar de peso”, pero nunca imaginé que esto se convertiría en un estilo de vida.  Sé que no soy la más saludable todavía, pero poco a poco se logra mucho y cambiar tus hábitos de la noche a la mañana es muy difícil.

Al principio no me gustaba hacer ejercicios, comer saludable era un martirio, sudar ¡ni les puedo contar!  Poco a poco, toda ha ido cambiando, me acostumbré a sudar, a lavarme el cabello todos los días (porque transpiro demasiado) a tratar de comer sano y a dejar un par de vicios de lado (no los he dejado todos).

Logré mis metas propuestas, en cuanto a peso, sin embargo, en este año descubrí que hay cosas más importantes que el peso.  Aprendí que debes tener un Índice de Masa Corporal (IMC) y un Porcentaje de Grasa en tu cuerpo, para estar realmente sana y que muchas veces, esto no va con el peso que tienes planeado en tu cabeza.

Ahora estoy enfocada en lograr mi Índice de Masa Corporal y mi porcentaje de grasa ideal, y ya no me importa el peso, lo que viene no será nada fácil, pero sé que al igual que este año, lo voy a lograr.

Ahora les cuento, todo este cambio no ha sido sólo físico, sin embargo, eso es lo que la gente ve de primera mano… ¡que linda estas! , ¡estas súper delgada! , ¡waooo! como lo hiciste?...  Pero nadie sabe realmente los cambios y el proceso que conlleva todo ese cambio de aspecto físico.

Para mí ha sido un año de muchas enseñanzas, me han pasado cosas agradables y otras no tantas, pero he aprendido mucho.  Creo que todo pasa por algo y que al final, todo es una lección de vida que  te ayuda a superarte y ser mejor.

Mi primera enseñanza es que durante todo este año he agradecido a mucha gente, que me ha ayudado en este proceso y sigo siendo agradecida con todos los que han formado parte de mi vida.  Pero realmente el sacrificio más grande lo he realizado yo, por primera vez en mi vida, me he puesto primero que todos los demás y resultó bien, logré mis objetivos, lo que me hizo recapacitar y pensar, que realmente para ayudar a los demás y querer a los demás, tienes que quererte tu mismo, y tienes que estar feliz y satisfecho contigo.  ¿Cómo es posible que creas que puedes hacer feliz a otro o ayudar a otra persona, si tu estas hasta la zapatilla?  Hace unos días alguien me escribió, deseo de todo corazón que encuentres la felicidad completa y verdadera; tal como le respondí a esa persona, me siento sumamente feliz, no tendré una vida perfecta y tampoco seré perfecta como ser humano, pero estoy feliz con mis virtudes y defectos y dándome cuenta que primero soy yo, segundo yo y luego entonces los demás.

Muchas veces dejamos de vivir nuestra vida, por otras personas, por los motivos que sean agradecimiento, manipulación, codependencia, trabajo, la sociedad que te rodea, entre tantas razones… y puedo decirles, esto no lleva a nada, no hay nada más bonito y feliz que ser tu mismo todo el tiempo, entonces te das cuenta de quiénes son las personas que te aprecian de verdad, porque te darás cuenta de que esas son las que están contigo, no importa cuántas veces te equivoques o te caigas, son tu familia y tus verdaderos amigos los que estarán ahí para darte una mano o una voz de aliento o simplemente animarte.

Luego, he aprendido que uno no puede ser tan bueno y ayudar a la gente por ahí a diestra y siniestra, en mis ganas de ayudar a otros por todo lo bueno que me estaba pasando a mí, durante este año, me lleve muchos chascos con personas que en su momento necesitaban ayuda, pero al final se convirtieron en personas que simplemente se querían aprovechar de la buena voluntad de uno de querer ayudar. 

Aprendí que no le puedes resolver la vida a nadie, por más que quieras ayudar, cada uno tiene sus problemas y tienen que resolver su vida cada uno.  También he aprendido a no tenerle miedo a nada, solo a Dios, normalmente soy una persona muy arriesgada en los negocios, pero les tenía miedo a muchas otras cosas y por eso me ocultaba detrás de una coraza, para que nadie me hiciera daño o simplemente para no tener que hacer algunas cosas que me asustaban.  ¿Adivinen? no pierden nada con intentarlo, lo peor que podemos hacer es quedarnos en el mismo lugar y no intentarlo, nunca sabremos si lo podíamos hacer o no, ¿cuando me imaginé yo que iba a poder hacer bicicleta de Sabanitas a Portobelo, por 2 horas...? ¡jamás!, pero lo hice y fue genial, ¡la satisfacción de superar tus miedos es increíble!

Es impresionante también como la gente no le importa el tiempo de los demás, o si te dicen algo, simplemente no lo cumplen,  mi madre me enseñó personalmente que palabra dada, palabra empeñada, por lo que creo que la gente no puede ir por ahí prometiendo cosas o hablando cosas y no cumpliendo.  Creo que lo más importante que tiene una persona son los valores y entre esos deben estar la sencillez, humildad, honorabilidad, sinceridad y el respeto por los demás.

Pudiera seguir contándoles anécdotas de todas las cosas que me han pasado el último año, pero aquí estoy, no me he dejado vencer y continúo con mis planes.  NO HA SIDO NADA FACIL, pero ha valido 300% la pena.

Les doy mi palabra, que verán muchas cosas nuevas este año, no solo motivación, sino cómo lograrlo, recetas sencillas, rutinas de ejercicios para hacer en casa.  Ésto gracias a la ayuda de todas las personas que me han ayudado y que poco a poco aportaran su granito de arena a este proyecto.

Termino dándoles las gracias a todas esas personas que de alguna forma u otra estuvieron conmigo durante este año. A todos ¡gracias! por lo que me enseñaron, gracias por hacerme sentir especial y gracias por enseñarme que no tenía que tener miedo para lograr mis metas.

 

Les deseo a todos un excelente año 2017, recuerden ¡si lo pueden soñar, lo pueden lograr!