Blogs

Miercoles 07 de Septiembre del 2016

Hoy hago un alto en el proceso de bajar de peso, para darle un agradecimiento especial a todas las personas que creyeron en mí, que me han apoyado y también a las que dudaron que podría hacer un cambio en mi vida.


Aún me faltan 12 libras para alcanzar la meta que me impuse y me impusieron mi nutricionista y entrenador personal meses atrás, para muchos serán pocas, para mí son un montón, haré todo lo posible para cumplir lo que me falta en el tiempo establecido, y seguir manteniéndome.


Al principio todos pensaron que era una de esas actividades en las que incursiono y luego me aburro y nunca las hago, sin embargo,  con el pasar del tiempo cada una de esas personas fue cambiando su idea de mi persona, y hoy me animan a continuar y se sienten orgullosas de mí.  La que más orgullo tiene soy yo,  nunca pensé que aguantaría y mucho menos pensé que algún día me fuera a gustar hacer deporte, hoy he aprendido una gran lección, si realmente lo quieres, todo es posible.  No hay sueño imposible y el universo es el límite.


Ante todo quiero dar gracias a Dios y a mi San Expedito, por siempre cuidarme y nunca dejarme caer incluso en los momentos  en que he querido tirar la toalla.  Luego a mis padres y a mi familia, quienes sin decirme mucho están ahí para apoyarme en todas las aventuras que he emprendido y seguiré emprendiendo.


Luego a mi socio y mejor amigo, Pedro Antonio Garcia Vallarino, no me canso de decirle que es el mejor amigo y socio,  que cualquier persona quisiera tener, gracias por confiar en mí con los ojos cerrados, por apoyarme cada día y por enseñarme a ser mejor, por regañarme cuando es necesario,  y,  por brindarme su apoyo incondicional,  cuando lo he necesitado.


A mis hermanitas de vida Hilde, Carla y Gianna, por siempre estar para mi, por escucharme cuando me pongo como lora, por aconsejarme y por apadrinarme siempre que ha sido necesario.


A mi mejor coach de vida, Johanna Sucre, quien a pesar de todas las dificultades que se han presentado durante este año, tiene el tiempo para apoyarme, para animarme, para entrenar conmigo y para estar a mi lado cada vez que lo he necesitado, gracias por dedicarme tu tiempo, sacar ánimos de donde no había, para animarme a mí, simplemente gracias amiga.


A mi equipo de trabajo, mis chicos de PTY Global Services, gracias por su paciencia, por dar la milla extra, para que yo tuviera tiempo de ir a entrenar, son un gran equipo y sé que llegaremos lejos.


Y como les dije en  post anteriores,  tengo un equipo detrás de LIFEBOOSTERS que nunca me han dejado sola, mi nutricionista, mi lifestyle manager, mis entrenadores, gracias a todos por siempre.


Este camino me ha acercado a  otras personas, que me han apoyado desde el momento que les conté de mi proyecto de vida.  A mi querida nueva amiga Johanna Hernandez, quien me animó a empezar a escribir, mi web master Hubert Thompson, que desde el momento que le dije del blog, se enamoró del mismo y está pendiente de él a diario, y a mi productor Germán Ortega; quien desde que decidí salir a la luz pública,  ha puesto sus mejores esfuerzos para que los videos y fotos reflejen la esencia de Feisty.


La hermana de mi querida Laura, Mariliza, gracias Mari por ser mi inspiración, por escucharme, por las conversaciones y por hacerme sentir que no estoy sola y que si podemos alcanzar y lograr lo que nos proponemos.


Y hace poco conocí a una señora maravillosa, a la cual llamo la tía, es la mamá de mi entrenador, la señora Libia. Entre tantas cosas que comparto él, supe que su mamá no vivía aquí, vive en Venezuela y como yo soy tan metida un día le pedí el número para hablar con ella y darle las gracias, bueno y que les digo ¡nos hicimos amigas! y esa señora es toda una LIFEBOOSTER, si supieran como me anima día a día, sin conocerme está la señora pendiente de todo mi proceso.  Gracias Tía por tanto cariño para conmigo y por animarme a no faltar ni un solo día a los entrenamientos.


Finalmente quiero darle las gracias a la persona que está día a día conmigo, quien me aguanta todas mis malacrianzas, mis cambios de humor, quien día a día sin que yo me de cuenta me reta y logra que este proceso sea mucho más fácil y divertido.  Mi querido entrenador Gray José Echeverría, no tengo palabras y jamás me alcanzará el tiempo para agradecerte lo que has hecho conmigo, gracias por ser un ser humano maravilloso, por hacer la diferencia en el personal training, por dar más allá de lo que cualquier persona da, solo por el simple hecho de querer  verme saludable.  Nunca cambies tu forma de ser y esa pasión con la que realizas tu trabajo y tocas a las personas de una manera que simplemente le cambias la vida.  ERES EL MEJOR ENTRENADOR DEL MUNDO,  y sin ti esto no hubiera sido posible.


Durante estos meses, no he seguido el librito, he intentado hacer esto sin hacer cambios radicales en mi vida, pero, es el momento de hacerme un auto examen y darme cuenta que mi real objetivo no son las 12 libras que me faltan, sino llevar y aprender a tener una vida saludable, por este motivo hoy me doy cuenta que hay algunas cosas que cambiaré en mi vida, que he ido tratando de cambiar poco a poco, pero que, con el miedo de perder mi esencia y mi forma de ser, no las he cambiado. 


Sin embargo, te das cuenta y te cae un balde de agua fría, cuando tú mismo reconoces que hay ciertos hábitos que no son saludables para ti y que si realmente quieres llegar a tener un estilo de vida saludable, los mismos deben desaparecer o lo minimizarlos; que al principio los extrañaré y que me costará bastante eliminarlos, ¡CLARO por supuesto que es difícil dejar de hacer lo que hacías durante más de 20 años! pero eso no significa que vas a perder quien eres, esos son factores externos solamente que te rodean y que sabes perfectamente que puedes vivir sin ellos, de lo contrario se convierten en excusas y auto sabotaje para uno mismo.


Empezamos un nuevo capítulo en este proceso, donde les contaré como semana a semana voy librándome de esos malos hábitos y cumpliendo poco a poco las pequeñas metas propuestas para llegar a mi primera meta principal de alcanzar el peso adecuado a mi perfil, me faltan 12 libras.   Una vez que llegue a esa meta, les contaré de mi nueva meta y lo que haremos para cumplirlas.


Les recuerdo que cada persona es diferente, cada metabolismo distinto, lo que me funciona a mí, puede que no le funcione a ustedes, y, tampoco pretendo ser una experta del tema cómo bajar de peso, solo puedo decirles que con MOTIVACIÓN y empeño, sin miedo a nada, pueden lograr cualquier objetivo, el infinito es el límite y puedes llegar donde quieras llegar, si realmente lo quieres lograr y luchas por ello.


No es fácil, pero si no empiezas nunca sabrás que pudiste hacerlo.   Cada día que cumples con el proceso, estás más cerca de tu objetivo, así que ánimo que todos podemos lograrlo.