Blogs

Lunes 15 de Agosto del 2016

Hace siete meses decidí hacer un cambio en mi vida, tomar las riendas y proponerme tener un estilo de vida saludable.  Cuando empecé a escribir mi blog, no pensé que iba a revelar mi nombre, ni quién era yo.  Sin embargo, para que ustedes puedan entender por lo que he pasado, es necesario que sepan quién soy, y, como era antes de decidir hacer un cambio en mi vida.
 

Hasta hoy he bajado 27 libras, no he alcanzado mi meta todavía, sin embargo, estoy mucho más cerca que ayer, y, vamos por muchísimo más, esto es solo el principio.
 

He pasado siete meses de mucho sacrificio, dos entrenadores, uno consentidor y el otro un nazi, una lucha inmensa con la comida, con las salidas y con los compromisos sociales.  Muchas lagrimas, momentos de querer tirar la toalla, momentos de desmotivación; sin embargo, muchos de alegría, de orgullo personal que han valido más que todas las ganas de claudicar que he tenido.
 

Hoy con confianza les digo, no tengo miedo de que sepan quién soy, o de fracasar, estoy haciendo mis mejores esfuerzos para lograr la meta propuesta, y, espero que los pueda motivar a todos a tomar las riendas de su vida, cualquiera que sea el objetivo que se hayan trazado.
 

En estos últimos meses, he salido de mi zona de confort para abrirle las puertas a un mundo nuevo, entreno seis veces a la semana (inicié con cuatro y solo iba a dos), entreno al aire libre, estoy iniciando a montar bicicleta, trato de probar nuevas cosas, me hago mi propia comida y organizo mis comidas semanales.  A la vez, no dejo de darme mis gustos y ser yo misma, solamente, trato de controlarlo lo más que puedo, pero cuando el cuerpo dice que necesita algo rico y no saludable, también hay que complacerlo, no diariamente, pero si de vez en cuando.
 

Soy fiel creyente que todo en exceso es malo… y no creo que vaya a convertirme en una súper atleta, pero si quiero aprender a tener una vida saludable para el resto de mi existencia y tener un buen balance de las cosas.
 

Me he convencido que, al llegar a mi meta, no puedo dejar de hacer lo que hago, porque al final de cuentas esto es un nuevo estilo de vida que estoy iniciando y que quiero adoptar para siempre.
 

En mis post anteriores les he contado algo de mis inicios en esta nueva vida, ahora ya saben que existo, que soy de carne y huesitos y que estoy en una lucha diaria contra la obesidad, poco a poco les iré contando lo que ha sido todo este proceso y todo por lo que me va a tocar pasar, no será fácil, pero estoy 100% segura que valdrá la pena, cada lágrima, cada gota de sudor, cada mal humor…  No pretendo ser una experta en la materia, solo quisiera que los que se sienten identificados conmigo, sepan que si se puede hacer un cambio y que si pueden lograr esas metas, que hay veces nos da miedo proponernos o simplemente vamos posponiendo, por lo complicada que se vuelve nuestra vida diaria, pero es posible.
 

NO TENGAN MIEDO A FRACASAR, TENGAN MIEDO A NO INTENTARLO, SEGURO QUE USTEDES PUEDEN, ¡TANTO COMO YO!!!