Blogs

Lunes 08 de Agosto del 2016

Quienes me conocen saben perfectamente que motivación nunca me falta, que soy una “Feisty”, en todo el sentido de la palabra,  y también reconocen que dentro de mis virtudes, definitivamente no está incluida la paciencia, así que esto ha sido un camino de enseñanzas donde por más alegre, feliz y optimista que puedas ser, pierdes muchas veces ese combustible necesario para continuar.
 

¿Por qué se pierde? pues creo que todos ustedes tienen la respuesta a eso.  Compromisos familiares, laborales, económicos, sociales, entre otros; también sucede que no obtienes los resultados en el tiempo esperado, ya que las personas que están cerca de tu entorno, no confían en que puedas lograrlo y cuando logras pequeños avances para ti y ninguna de éstas personas los reconocen es frustrante.  Sin embargo, las respuestas están siempre dentro de ti, porque lo que te propongas puedes lograrlo, depende solamente de ti y del empeño que pongas para alcanzar tus objetivos.
 

¿Realmente cómo se hace? Comparto con ustedes mi experiencia y la resumo en seis simples, pero a la vez complejas reglas de vida.
 

Lo primero es establecer un objetivo claro, especifico y realista ¡vamos! tampoco pedir cosas imposibles de alcanzar, pero recordando que entre más difícil sea el objetivo que te vas a plantear, más esfuerzo tendrás que hacer.
 

Yo me puse como meta un año, muchas personas me decían: “pero si en tres meses con una dieta estricta y lo que entrenas, puedes lograrlo”, pero ¿adivinen qué? por ahí ya había pasado antes y sabía que en ese momento todo lo que bajé, lo subí y al doble. Entonces, esta vez me dije, con tranquilidad: “me propongo hacer lo que tengo que hacer en un año, sin dejar mi estilo de vida, mejorando mi alimentación y añadiendo el factor ejercicio a mi vida,  yo no quiero bajar de peso solamente, yo quiero estar saludable, quiero tener los niveles óptimos para una persona de mi edad y sobre todo la energía suficiente para continuar por aquí un buen par de años, por lo que me toca meterle a mi estilo de vida algo de salud y convertirlo en un HEALTHY LIFE STYLE
 

Segundo, planificación: preguntarte ¿Cómo lo vas a lograr, cuando empezar, en que tiempo lo vas a lograr, ¿cómo lo vas a medir?


Personalmente tuve la oportunidad de encontrarme con un excelente grupo de profesionales que me ayudaron en esta etapa de la planificación.


Ya les comenté que he pasado por bastantes nutricionistas, así que más o menos sabía lo que tenía que hacer, sin embargo, busqué un entrenador personal, para que me guiara en la parte deportiva, al principio solo sabía que quería perder peso y estar saludable, pero ¿Qué significaba eso?


Pues bien, me fui a la nutricionista, hablé con ella, me ordenó todos los exámenes de laboratorio pertinentes, porque le comenté que me había hecho la manga gástrica hacía un par de años, luego de un análisis de los resultados y mis comentarios, me recomendó una dieta adecuada y lo que debía hacer de actividad física,  y aquí vino un punto muy importante, ella se comunicó con mi entrenador personal y junto a mi doctor establecieron los suplementos y vitaminas que debía tomar para el mejoramiento de mi salud, establecieron cual era el mejor plan para mí, cómo lo íbamos a evaluar, cada que tiempo y que podía esperar.


Estas evaluaciones de progreso son pequeñas metas para lograr tu objetivo final, por lo que siempre merecen celebración y reconocimiento, siéntete orgulloso de cada paso que das para lograr tu objetivo final; como buen proyecto tiene sus etapas y cada vez que logras superar o completar una, es un motivo para que te sientas orgulloso de ti mismo y de lo que has logrado hasta ese momento.
 

Cuando la nutricionista me informó hace unas semanas atrás que pasé mi limite de obesidad y que estoy en el rango de sobrepeso, casi muero de la emoción, fue algo que celebré como por tres días y me sirvió para animarme a continuar.
 

¡Así que a medir esos pequeños logros y celebrarlos!
 

Tercero:  no somos perfectos y todos tropezamos ¿pero adivinen? todos los días es un nuevo día, por lo que, si nos equivocamos hoy y tropezamos, podemos empezar mañana de nuevo.  Está permitido caer, pero no está permitido rendirse.  Cuando estén en días en que las cosas están complicadas en el trabajo, en la casa, con los amigos, el ánimo o por cualquier factor externo que atente al logro de sus objetivos, que disminuya su motivación o quieran perder la fuerza de voluntad, hagan un alto, recuerden porqué empezaron y por todo lo que han pasado y las etapas que han culminado para llegar hasta allí.
 

 Siempre van a existir factores externos, algunos los llaman “excusas”, otros los llaman “situaciones”, otros los llaman “personas” que harán en un momento que tropieces, resbales y caigas, pero está en ti levantarte y continuar.  Te prometo que cuando te levantes, vas a tener mucha más energía de la que pensabas para continuar; es muy importante que guardes esas situaciones que te hicieron tropezar como lecciones de vida, porque tampoco podemos andar tropezando dos veces con la misma piedra.
 

Cuarto:  tu actitud, mantener una actitud positiva es sumamente importante durante todo el proceso, siempre ten presente tu meta, por qué quieres lograrlo, que te llevó a empezarlo y cómo has ido avanzando, son tus mejores herramientas para mantenerte animado, con actitud positiva y mucha fuerza de voluntad.
 

Quinto: equipo de apoyo, aunque creo que la motivación principal viene de ti mismo, también creo que es súper importante que tengas un equipo de apoyo, así sea un amigo que te acompaña a entrenar, sean tus amigas que te apoyan durante todo el proceso o tus compañeros de trabajo, hay momentos en que los necesitas y saber que puedes contar con ese equipo de apoyo, te hará el camino más fácil.  En la medida en que inicies tu proceso de cambio te vas a encontrar con muchas personas que van a formar parte de ese equipo de apoyo y vas a ir sumando LIFEBOOSTERS a tu vida, como me ha pasado a mí.
 

Sexto: Paciencia, y mucha paciencia, si te trazaste objetivos realistas tu sabes que no vas a lograr cambios significativos y permanentes en un abrir y cerrar de ojos y si te planificaste y organizaste, también estarás claro que es un proceso que se lleva por etapas y que no es fácil, pero tampoco imposible, por lo que siempre  debes mantener tu objetivo claro y tomarlo con la responsabilidad que se requiere ¡ten por seguro que lo lograrás!
 

Aprender un estilo nuevo y saludable no es más que asumir las riendas de tu vida.  Encontrar motivación, fuerza de voluntad, ser perseverante y paciente, no es nada fácil, pero lo puedes lograr.